La terapia familiar sistémica: ampliando miradas, comprendiendo el engranaje

Imaginad el engranaje de un reloj con una maquinaria muy precisa. Podríais observar sus múltiples esferas interconectadas unas con otras. Sería difícil saber cuál es la que ha iniciado el movimiento. Una depende del movimiento de las otras y viceversa.

Ahora imaginad que hay una pequeña muesca en una de estas piezas tan precisas. Esto comenzará a afectar a todas las demás piezas que se irán ajustando a esta para mantener el equilibrio de la maquinaria. Esto podría acabar generando errores en el reloj, provocando que equivoque la hora, por segundos, minutos, horas e incluso que se pare alguna de las piezas y el reloj deje de funcionar. Si quisiéramos arreglar el reloj, tendríamos que atender a la muesca, lo que la provocó, la pieza que se paró y ajustar todo el engranaje que se ha ido equilibrando para adaptarse al fallo.

Esta metáfora pretende ser un acercamiento a cómo comprendemos a la persona y sus dificultades mentales y emocionales en la terapia sistémica. La entendemos cómo una pieza independiente que se conecta y funciona en relación a las otras y a la interpretación que hace de ellas, en el pasado y en el presente. Por tanto, ante una situación de psicopatología o conflicto ampliamos la mirada a todo el sistema, observamos lo individual y lo global, la familia. Entendemos la familia como el sistema donde la persona ha aprendido a querer y sentirse querido, a relacionarse, a definir quién es, a establecer patrones de personalidad, etc.

A nivel práctico: atendemos a familias en situaciones de conflicto, o dónde una patología grave haga necesaria una adaptación y comprensión de toda la familia. En contextos individuales ayudamos a la persona a entender sus estructuras y dinámicas familiares y cómo estas han podido afectar en sus dificultades o patología, así como generar los cambios que necesita hacer tanto a nivel personal como en sus relaciones para tener un estado de salud mental. En este proceso, además, invitamos a los miembros de la familia a participar.

En resumen, la terapia familiar pretende ofrecer espacios seguros de comunicación e interacción que aumenten la comprensión de las estructuras de las relaciones y de la historia individual dentro del marco familiar, para mejorar mis interacciones y generar cambios a nivel psicológico.

“En el fondo son las relaciones con las personas las que dan sentido a la vida”.

Wilhelm von Humboldt